archivo

Archivo de la etiqueta: kepler

No cabe la menor duda, que desde la publicación de la primera edición de La Meta, allá por el año 1.984, muchos han sido los lectores, que al igual que mi persona, han devorado ferozmente las páginas de esta reveladora novela.

Lo más increíble de todo, es que después de veintiocho años, este libro siga siendo fuente de inspiración y manual de trabajo de muchos directivos en todo el mundo.

Hace algunos años, durante la época de estudiante, en la facultad nos enseñaban los principios fundamentales de la ciencia y el pensamiento científico, que posteriormente desencadenaba en El Método Científico. Suele decirse que en la Universidad no se enseña a trabajar para las empresas. En muchas ocasiones, tras el período estudiantil, se suelen olvidar gran parte de los conocimientos adquiridos. Si además, durante la etapa laboral, el puesto de trabajo que se termina ocupando se aleja bastante del mundo científico y se acerca mucho más a la gestión empresarial, nunca más se vuelve a pensar en lo que un día se aprendió. Sin embargo, qué casualidad que un libro de gestión empresarial me haya enseñado a utilizar una metodología científica para resolver conflictos, que puede extrapolarse a gran cantidad de ámbitos dentro de la empresa. Pues sinceramente, ha sido una grata y reconfortante sorpresa.

El Método Socrático, que fue descrito por Platón en los diálogos Socráticos, no es más que una herramienta de diálogo o una demostración lógica para la búsqueda de nuevas ideas. Nuevos conceptos o prismas subyacentes, que pueden estar escondidos en la información que nos invade periódicamente.

Nuestro personaje, Alex Rogo, sufre el método Socrático hasta tal punto que llega a entender el razonamiento fundamental del mismo. Y Jonah, su antiguo profesor de Física, que con maestría tutela cada uno de los pasos que Alex ha de ir alcanzando para poner a salvo su fábrica… y su vida. Porque de eso trata este libro, de cómo unos directivos son capaces de olvidar todo lo que les habían enseñado para dirigir una fábrica. Y sobre cómo cambian los procedimientos estándares por otros que están en consonancia con la meta de hacer rentable su negocio.

La novela se desarrolla en Bearington, un pueblo norteamericano con un elevado tejido industrial. La compañía UniCo dispone de una de industria en la localidad, que fabrica componentes. Alex Rogo, director de la fábrica, se enfrenta al mayor desafío profesional de su carrera, salvar la fábrica de un cierre inminente.

Con el vaticinio de un fracaso abocado al cierre de la fábrica, Alex no sabe cómo enfrentarse al problema. Sin embargo, casualidades de la vida o el destino, hacen que nuestro protagonista se encuentre con un antiguo profesor, Jonah. Tras una fugaz conversación entre ambos sobre como los robots de la fábrica han aumentado la productividad, Jonah pregunta a Alex por cuestiones que no se había parado a pensar con anterioridad. Estas simples preguntas sobre la disminución de inventarios y costes de personal por la introducción de robots, y el aumento de ventas consecuencia de ello, hacen que Alex se plantee si verdaderamente su fábrica es tan productiva como pensaba.

En este pasaje del libro, Jonah comienza a utilizar el método Socrático con Alex. Si este es capaz de encontrar las respuestas podrá salvar su fábrica. Los varios encuentros que Alex mantiene con su profesor, se asimilan a los diferentes pasos que propone este método científico. En realidad, se trata del inicio a la Teoría de las Limitaciones, aplicada a un proceso de producción industrial, cuyos pasos se enumeran a continuación:

  1. 1.     Identificar las limitaciones del sistema.
  2. 2.     -Decidir como explotar las limitaciones del sistema.
  3. 3.     -Subordinar el resto del sistema a la decisión anterior.
  4. 4.     -Elevar las limitaciones del sistema.
  5. 5.     -Monitorizar el funcionamiento de la nueva situación para comprobar que la inercia no genera nuevas limitaciones del sistema.

La consecución de cada uno de estos pasos llevara a Alex a conseguir el objetivo fundamental por el que se constituyen las empresas, ganar dinero. Objetivo que toma por título este libro, La Meta.

Respecto al primero de los pasos mencionados, tras un conocimiento exhaustivo de los procesos de producción, se trataría de identificar cuáles son aquellos eslabones de la cadena que limitan la terminación del producto que se está fabricando. Estos puntos pueden denominarse coloquialmente “cuellos de botella”. Como la generación de ingresos viene determinada por la venta de productos terminados, el hecho de limitar la producción también limitaría la obtención de ingresos. Se puede tomar el ejemplo de la lectura, en el que la máquina NCX-10 y el horno fueron considerados como “cuellos de botella” de la fábrica. Se determinó así debido a que, hasta que las piezas no pasaban por ellos no podía continuar la fabricación y en la gran mayoría de las ocasiones estas máquinas estaban paradas por falta de inventario a su entrada.

Una vez que se han detectado cuáles son los puntos que limitan el sistema, se debe decidir cómo explotarlos para llevarlos a su máxima capacidad de producción. Cuanto más tiempo estén trabajando de manera ininterrumpida mayor cantidad de productos podrán procesar y mayores ingresos se podrán obtener. En el caso del libro, se optimizó la manera de trabajar con estas máquinas y se mantuvo un inventario constante a su entrada, de manera que nunca estuvieran paradas.

El tercer paso supone poner a funcionar al resto del sistema, para que en ningún momento los “cuellos de botella” se queden parados. Para ello será necesario encontrar un equilibrio entre ambos tipos de puntos, los no limitantes y los “cuellos de botella”. La metodología que propuso el libro, fue otorgar prioridades a todas las piezas que se procesan en la fábrica con un código de colores. De manera que las piezas que tenían que pasar por los “cuellos de botella” disponían de alta prioridad y el resto de piezas tenían una prioridad menor.

Con el ánimo de ir en consonancia con la meta de la empresa, es decir, aumentar los ingresos, se introduce un cuarto paso. Éste trata de aumentar todo lo que sea posible la producción en los puntos “cuello de botella”. Para ello se utilizan todos los medios disponibles o en su caso aquellos que no supongan una gran inversión. Si tomamos el ejemplo del libro, se utilizaron máquinas que estaban en desuso en otra fábrica de la compañía, que permitían la fabricación de las mismas piezas que procesaba la NCX-10. Se barajó también la opción de la subcontratación de los procesos de horneado de piezas.

Como último paso, se debería realizar un análisis de la nueva situación existente a nivel general. Esto es muy importante, debido a que el hecho de subordinar determinados procesos no limitantes a los “cuellos de botella”, podría producir que se generasen nuevos puntos limitantes que anteriormente no fueron considerados como tales.

Aunque desde un punto de vista práctico del método, pueda parecer que únicamente éste puede ser aplicado a empresas industriales donde se fabrican productos, la experiencia del autor es que también puede aplicarse a empresas de servicios. Tal y como el propio Eliyahu Goldratt indica en una entrevista realizada por David Whitford, Editor General de Fortune Small Business, se puede usar este método empresas como un banco o un gabinete de asesores financieros. La problemática estriba en realizar el esfuerzo mental para aplicar los pasos anteriormente descritos.

De hecho, gracias al éxito cosechado por Alex en la fábrica de Bearington, desencadena su ascenso en la compañía UniCo a jefe de todas las fábricas de la división. Esta promoción y la consecuente asignación de nuevas funciones y responsabilidades, hace que nuestro protagonista se plantee la posibilidad de usar el método descrito en ese nuevo puesto. De esta manera, Alex replantea la nueva situación y propone desarrollar el mismo procedimiento de actuación. Es aquí donde termina el libro, dejando en suspense si finalmente Alex obtiene nuevamente éxito. Todo parece indicar que dispone del conocimiento para conseguirlo.

No quisiera dejar pasar la oportunidad de mencionar en este comentario bibliográfico los pasajes relacionados con la vida personal del protagonista. Llena de felicidad poder comprobar cómo mejora la calidad de vida de Alex con su familia, a medida que va también mejorando el estado de la situación de la fábrica. La analogía establecida por el autor entre el estado de la fábrica y el de la vida familiar, parece que guarda una relación de sucesos dependientes entre sí, de manera que si uno mejora el otro también lo hace.

Para finalizar quisiera aportar desde un punto de vista personal y profesional, lo que para mí ha supuesto la lectura de La Meta. Siento haber ganado una nueva herramienta de trabajo, un nuevo conocimiento. Y no es menos cierto, que me siento con la obligación moral, y sobre todo con la obligación profesional, de desarrollarlo dentro del seno de mi propia organización. El tiempo dirá si ese esfuerzo habrá merecido la pena.

En Sevilla, a 24 de febrero de 2012,   

Justo Tenorio Cózar

Dtor. Comercial Kepler Ingeniería y Ecogestión


PROPUESTA BÁSICA PARA LA CONSULTA PÚBLICA SOBRE LA ELECTRICIDAD EMITIDA POR LA CNE EN LA FECHA 02/02/2012

La reglamentación en cuanto al desarrollo de las energías renovables acaba de ser paralizada por el RDL 1/2012. Como se ha demostrado en otros países Europeos y en Estados Unidos, la manera efectiva de promocionar el desarrollo de las energías renovables es mediante las feed in tariffs o tarifas reguladas.

Aparte de las tarifas reguladas por tecnologías, sería necesario contemplar los beneficios asociados a cada una de las mismas, sus costes medioambientales, capacidad de creación de empleo e inversión, balance de comercio exterior, utilización de recursos naturales, etc., más allá de la simple producción de energía eléctrica.

Es por ello que se debería realizar un cuadro comparativo de todas las tecnologías (incluidas las no renovables), para poder tener una visión clara de los beneficios y los costes reales de cada uno de los kWh generados.

Esto se debería hacer porque existen determinadas tecnologías que van mucho más allá de la inyección de energía eléctrica renovable en la red. En el caso del biogás, por ejemplo, la producción eléctrica limpia es sólo uno de los beneficios que se producen.

El biogás de digestor es una fuente de cogeneración, es decir, produce calor además de electricidad, pudiendo este calor ser aprovechado en diferentes procesos industriales.

Los sustratos de entrada pueden ser muy variados, pero en general se trata de residuos industriales y agroganaderos que pueden contener en mayor o menor parte estiércol y purines de animales.

La gran cantidad de granja porcina y bovina en España ha generado zonas de alta concentración de purines y estiércoles, lo que implica por lo general contaminación de suelos y acuíferos por compuestos de nitrógeno. Mediante la digestión anaerobia de estos estiércoles se produce una valorización de los mismos como abonos orgánicos, eliminando en gran parte los problemas de contaminación por nitrógeno, ya que durante la digestión el nitrógeno se transforma en compuestos más fácilmente disponibles por las plantas, y que, por lo tanto, no tienen problemas de lixiviación ni de filtración excesiva en los suelos.

Estos abonos están compensados en sus contenidos de nitratos, y además recuperan los compuestos de fósforo que estaban presentes en los sustratos que se introducen en la planta. Los fosfatos en el mundo son un bien muy escaso, y con un coste de extracción enorme. Son, por otra parte necesarios para el crecimiento de los cultivos, así que son también indispensables para el desarrollo de la humanidad.

La sobreexplotación de minas de fósforo es patente en países como Estados Unidos, Rusia y Marruecos. El aumento de la población mundial y la extracción cada vez más difícil de los fosfatos (ubicaciones de difícil explotación y contaminación de los fosfatos por metales pesados), han causado que el precio de los fosfatos haya tenido un gran incremento en los últimos años (muy por encima de los incrementos del petróleo), como se muestra en la siguiente figura:

Figura 1 – Evolución de los precios de los fosfatos en el periodo 1996 a 2008

Como se puede apreciar en la anterior figura, en 2008 el precio de la tonelada de fosfato en forma de P2O5 (que es la que se obtiene de los estiércoles en una planta de biogás) rondaba entre los 2.000 $ (unos 1.500 €) y los 400 $ (unos 300 €), y con una preocupante tendencia al aumento de precio en el futuro.

Esto ha de tenerse en cuenta en caso de las instalaciones de biogás, por ejemplo, una instalación de 1 MW en biogás a partir de estiércol vacuno generaría un abono orgánico con una equivalencia en P2O5 de unas 300 t. Esto implica una no importación de materia prima por valor medio de 270.000 € (con precios de 2.008), internalizando así los costes en el país, y a la larga generando un beneficio para España y para el resto del mundo como consumidores masivos de fosfatos.

Si comparamos el aumento de precio de los fosfatos con otros índices muy conocidos, como por ejemplo el del precio del barril de petróleo (Brent), podemos ver lo siguiente:

Figura 2 – Evolución de los precios del petróleo en el periodo 1999 a 2011

Se aprecia una cierta similitud de la evolución de los precios de los fosfatos y del petróleo, pero en los últimos años el aumento de precio de los fosfatos es mucho más acusado que el del barril de Brent. Esto es debido a los anteriormente comentados procesos de sobreexplotación de minas, escasez de recursos y calidad de los fosfatos extraídos.

Algunos de los beneficios de los abonos nitrogenados y fosfatados que se obtienen de una planta de biogás son:

  1. Se mejora el valor de los purines y estiércoles por el tratamiento anaerobio. Se reducen olores, debido a la fuerte degradación de sustancias olorosas volátiles, como ácidos grasos y fenoles. Mediante la homogenización se mejora la capacidad de flujo por lo que se facilita su bombeo. Con ello se consigue una distribución del abono en el campo más regular.
  2. El digestato del purín es mejor abono que el purín no digerido: por la transformación de los compuestos orgánicos (grasas, proteínas, hidratos de carbono) en metano, se mineralizan los nutrientes (N, P, K) a formas más disponibles para los vegetales (desde el nitrógeno amoniacal) y se reduce la relación C/N. Por ello puede emplearse como abono de actuación rápida en plantas que se encuentran en fase de crecimiento, reduciéndose el riesgo de lixiviado de los compuestos de nitrógeno en presencia de lluvia. Aplicado sobre la hoja de la planta ésta se fortalece y aumenta su resistencia a parásitos. La digestión anaerobia mineraliza los purines, transformándolos de un abono orgánico a un biofertilizante de características similares a los abonos químicos.
  3. Se consigue una mayor independencia del continuo aumento del coste de los fertilizantes. Especialmente el precio del fosfato, como recurso limitado, está experimentando un fuerte crecimiento.
  4. En lugar de simplemente gestionar residuos orgánicos se produce energía y se utilizan los nutrientes en concordancia con una economía de ciclo cerrado. Ganaderos y agricultores que utilicen, por ejemplo, como co-sustratos residuos orgánicos de ayuntamientos, tienen una nueva función socio-económico en zonas rurales.
  5. El proceso de digestión reduce el número de gérmenes patógenos (especialmente coliformes y salmonellas) y la capacidad de germinación de malas hierbas debido a la higienización parcial.
  6. Se ahorra en la utilización de enmiendas al campo así como en productos antiparasitarios. El abono producido en la planta de biogás puede sustituir eficazmente a los abonos minerales y proteger los acuíferos.
  7. La eliminación de lixiviados de nitratos al acuífero aumenta la seguridad jurídica de la explotación.

Con todo lo expuesto anteriormente, se propone crear un registro con todas las tecnologías de producción de energía, rellenando una tabla similar a la que se presenta a continuación para el biogás:

Con este tipo de tabla por tecnología se puede estimar realmente el beneficio total de cada una de ellas, y así poder comparar el coste real de todas ellas, pudiendo valorar el coste real del kWh producido, y no quedarse simplemente en los precios que figuran en una tabla, que en ocasiones (como por ejemplo en el caso del biogás) no representan toda la realidad de la bondad de la tecnología.

Analizando y comparando los ciclos de vida de cada energía (periodo entre la extracción de un recurso hasta la desaparición del riesgo asociado a un residuo) se podrá ver que varían entre pocos meses y cientos de miles de años.

Propuesta básica elaborada por Kepler, Ingeniería y Ecogestión, S.L. el día 10 de Febrero de 2012

En su informe de más de 400 páginas sobre la energía nuclear (Le Coûts de la filière électronucléaire, enero 2012) el Tribunal de Cuentas de Francia consta que el coste de desmantelamiento de sus 58 centrales nucleares será a lo menos el doble de los 18.400 millones de Euros calculados hasta ahora. El informe también revela si se contabilizaría el coste de I+D de la energía nuclear francés el kWh tendría un coste de entre 50-56 c€.

Noticia vía @Kepler Ingeniería y Ecogestión