archivo

Archivo de la etiqueta: Método científico

No cabe la menor duda, que desde la publicación de la primera edición de La Meta, allá por el año 1.984, muchos han sido los lectores, que al igual que mi persona, han devorado ferozmente las páginas de esta reveladora novela.

Lo más increíble de todo, es que después de veintiocho años, este libro siga siendo fuente de inspiración y manual de trabajo de muchos directivos en todo el mundo.

Hace algunos años, durante la época de estudiante, en la facultad nos enseñaban los principios fundamentales de la ciencia y el pensamiento científico, que posteriormente desencadenaba en El Método Científico. Suele decirse que en la Universidad no se enseña a trabajar para las empresas. En muchas ocasiones, tras el período estudiantil, se suelen olvidar gran parte de los conocimientos adquiridos. Si además, durante la etapa laboral, el puesto de trabajo que se termina ocupando se aleja bastante del mundo científico y se acerca mucho más a la gestión empresarial, nunca más se vuelve a pensar en lo que un día se aprendió. Sin embargo, qué casualidad que un libro de gestión empresarial me haya enseñado a utilizar una metodología científica para resolver conflictos, que puede extrapolarse a gran cantidad de ámbitos dentro de la empresa. Pues sinceramente, ha sido una grata y reconfortante sorpresa.

El Método Socrático, que fue descrito por Platón en los diálogos Socráticos, no es más que una herramienta de diálogo o una demostración lógica para la búsqueda de nuevas ideas. Nuevos conceptos o prismas subyacentes, que pueden estar escondidos en la información que nos invade periódicamente.

Nuestro personaje, Alex Rogo, sufre el método Socrático hasta tal punto que llega a entender el razonamiento fundamental del mismo. Y Jonah, su antiguo profesor de Física, que con maestría tutela cada uno de los pasos que Alex ha de ir alcanzando para poner a salvo su fábrica… y su vida. Porque de eso trata este libro, de cómo unos directivos son capaces de olvidar todo lo que les habían enseñado para dirigir una fábrica. Y sobre cómo cambian los procedimientos estándares por otros que están en consonancia con la meta de hacer rentable su negocio.

La novela se desarrolla en Bearington, un pueblo norteamericano con un elevado tejido industrial. La compañía UniCo dispone de una de industria en la localidad, que fabrica componentes. Alex Rogo, director de la fábrica, se enfrenta al mayor desafío profesional de su carrera, salvar la fábrica de un cierre inminente.

Con el vaticinio de un fracaso abocado al cierre de la fábrica, Alex no sabe cómo enfrentarse al problema. Sin embargo, casualidades de la vida o el destino, hacen que nuestro protagonista se encuentre con un antiguo profesor, Jonah. Tras una fugaz conversación entre ambos sobre como los robots de la fábrica han aumentado la productividad, Jonah pregunta a Alex por cuestiones que no se había parado a pensar con anterioridad. Estas simples preguntas sobre la disminución de inventarios y costes de personal por la introducción de robots, y el aumento de ventas consecuencia de ello, hacen que Alex se plantee si verdaderamente su fábrica es tan productiva como pensaba.

En este pasaje del libro, Jonah comienza a utilizar el método Socrático con Alex. Si este es capaz de encontrar las respuestas podrá salvar su fábrica. Los varios encuentros que Alex mantiene con su profesor, se asimilan a los diferentes pasos que propone este método científico. En realidad, se trata del inicio a la Teoría de las Limitaciones, aplicada a un proceso de producción industrial, cuyos pasos se enumeran a continuación:

  1. 1.     Identificar las limitaciones del sistema.
  2. 2.     -Decidir como explotar las limitaciones del sistema.
  3. 3.     -Subordinar el resto del sistema a la decisión anterior.
  4. 4.     -Elevar las limitaciones del sistema.
  5. 5.     -Monitorizar el funcionamiento de la nueva situación para comprobar que la inercia no genera nuevas limitaciones del sistema.

La consecución de cada uno de estos pasos llevara a Alex a conseguir el objetivo fundamental por el que se constituyen las empresas, ganar dinero. Objetivo que toma por título este libro, La Meta.

Respecto al primero de los pasos mencionados, tras un conocimiento exhaustivo de los procesos de producción, se trataría de identificar cuáles son aquellos eslabones de la cadena que limitan la terminación del producto que se está fabricando. Estos puntos pueden denominarse coloquialmente “cuellos de botella”. Como la generación de ingresos viene determinada por la venta de productos terminados, el hecho de limitar la producción también limitaría la obtención de ingresos. Se puede tomar el ejemplo de la lectura, en el que la máquina NCX-10 y el horno fueron considerados como “cuellos de botella” de la fábrica. Se determinó así debido a que, hasta que las piezas no pasaban por ellos no podía continuar la fabricación y en la gran mayoría de las ocasiones estas máquinas estaban paradas por falta de inventario a su entrada.

Una vez que se han detectado cuáles son los puntos que limitan el sistema, se debe decidir cómo explotarlos para llevarlos a su máxima capacidad de producción. Cuanto más tiempo estén trabajando de manera ininterrumpida mayor cantidad de productos podrán procesar y mayores ingresos se podrán obtener. En el caso del libro, se optimizó la manera de trabajar con estas máquinas y se mantuvo un inventario constante a su entrada, de manera que nunca estuvieran paradas.

El tercer paso supone poner a funcionar al resto del sistema, para que en ningún momento los “cuellos de botella” se queden parados. Para ello será necesario encontrar un equilibrio entre ambos tipos de puntos, los no limitantes y los “cuellos de botella”. La metodología que propuso el libro, fue otorgar prioridades a todas las piezas que se procesan en la fábrica con un código de colores. De manera que las piezas que tenían que pasar por los “cuellos de botella” disponían de alta prioridad y el resto de piezas tenían una prioridad menor.

Con el ánimo de ir en consonancia con la meta de la empresa, es decir, aumentar los ingresos, se introduce un cuarto paso. Éste trata de aumentar todo lo que sea posible la producción en los puntos “cuello de botella”. Para ello se utilizan todos los medios disponibles o en su caso aquellos que no supongan una gran inversión. Si tomamos el ejemplo del libro, se utilizaron máquinas que estaban en desuso en otra fábrica de la compañía, que permitían la fabricación de las mismas piezas que procesaba la NCX-10. Se barajó también la opción de la subcontratación de los procesos de horneado de piezas.

Como último paso, se debería realizar un análisis de la nueva situación existente a nivel general. Esto es muy importante, debido a que el hecho de subordinar determinados procesos no limitantes a los “cuellos de botella”, podría producir que se generasen nuevos puntos limitantes que anteriormente no fueron considerados como tales.

Aunque desde un punto de vista práctico del método, pueda parecer que únicamente éste puede ser aplicado a empresas industriales donde se fabrican productos, la experiencia del autor es que también puede aplicarse a empresas de servicios. Tal y como el propio Eliyahu Goldratt indica en una entrevista realizada por David Whitford, Editor General de Fortune Small Business, se puede usar este método empresas como un banco o un gabinete de asesores financieros. La problemática estriba en realizar el esfuerzo mental para aplicar los pasos anteriormente descritos.

De hecho, gracias al éxito cosechado por Alex en la fábrica de Bearington, desencadena su ascenso en la compañía UniCo a jefe de todas las fábricas de la división. Esta promoción y la consecuente asignación de nuevas funciones y responsabilidades, hace que nuestro protagonista se plantee la posibilidad de usar el método descrito en ese nuevo puesto. De esta manera, Alex replantea la nueva situación y propone desarrollar el mismo procedimiento de actuación. Es aquí donde termina el libro, dejando en suspense si finalmente Alex obtiene nuevamente éxito. Todo parece indicar que dispone del conocimiento para conseguirlo.

No quisiera dejar pasar la oportunidad de mencionar en este comentario bibliográfico los pasajes relacionados con la vida personal del protagonista. Llena de felicidad poder comprobar cómo mejora la calidad de vida de Alex con su familia, a medida que va también mejorando el estado de la situación de la fábrica. La analogía establecida por el autor entre el estado de la fábrica y el de la vida familiar, parece que guarda una relación de sucesos dependientes entre sí, de manera que si uno mejora el otro también lo hace.

Para finalizar quisiera aportar desde un punto de vista personal y profesional, lo que para mí ha supuesto la lectura de La Meta. Siento haber ganado una nueva herramienta de trabajo, un nuevo conocimiento. Y no es menos cierto, que me siento con la obligación moral, y sobre todo con la obligación profesional, de desarrollarlo dentro del seno de mi propia organización. El tiempo dirá si ese esfuerzo habrá merecido la pena.

En Sevilla, a 24 de febrero de 2012,   

Justo Tenorio Cózar

Dtor. Comercial Kepler Ingeniería y Ecogestión


Anuncios